Cómo limpiar el rostro

¿Te preguntas cuál es la forma correcta de lavarse el rostro y limpiar la piel? Descubre aquí todo lo que necesitas saber para lavarte bien el rostro.

Limpiar la piel correctamente es el secreto para una piel PRECIOSA y RESPLANDECIENTE. Esto se debe a que lavar correctamente tu rostro elimina toda la suciedad, las impurezas y los residuos de maquillaje de tu cutis. De este modo, tu piel puede descansar y recuperarse, así como absorber correctamente todos los FABULOSOS ingredientes de los productos para el cuidado de la piel de Charlotte.

Sigue leyendo y descubre cómo lavarte correctamente el rostro y cuál es la temperatura óptima del agua para hacerlo.

Descubre cómo lavarte el rostro correctamente

Darling, empecemos con las reglas básicas para lavar el rostro. Antes de descubrir los pasos MÁGICOS de Charlotte para lavarse el rostro correctamente, aquí tienes algunos consejos y trucos importantes que debes tener en cuenta...

CONSEJO MÁGICO 1: Asegúrate de que tienes las manos bien limpias antes de tocarte y lavarte el rostro. ¡Así no transferirás ninguna bacteria desagradable que pueda causar granos!

CONSEJO MÁGICO 2: Aplica tus productos de cuidado de la piel en el orden correcto para que tu piel disfrute de los máximos beneficios. Debes hacer la limpieza tanto por la mañana como por la noche.

CONSEJO MÁGICO 3: ¡Descubre tu tipo de piel para poder adaptar a la perfección tus productos y tu rutina de cuidado.

CONSEJO MÁGICO 4: Procura dedicar al menos 60 segundos a aplicar tus productos de limpieza, así tu rostro también se beneficiará de un minimasaje.

CONSEJO MÁGICO 5: Cuando hagas la limpieza por la noche, asegúrate de desmaquillarte primero. Take It All Off de Charlotte es un desmaquillador bifásico con base de aceite para ojos, pestañas y labios.

Cómo lavarse el rostro paso a paso

Ahora que ya te has preparado para empezar a lavarte el rostro, es hora de descubrir la doble limpieza, una innovación de inspiración coreana para el cuidado de la piel.

Limpiarte el rostro con este método en 2 pasos y los limpiadores faciales superpotentes de Charlotte es el SECRETO para que tu rostro luzca SUPERLIMPIO, PURIFICADO y BRILLANTE.

El dúo Goddess Cleansing Ritual de Charlotte contiene tanto un limpiador a base de aceite con vitamina C superpotente para eliminar cualquier rastro de suciedad y maquillaje que quede en la piel como un limpiador purificante de carbón vegetal con bambú para nutrir en profundidad el cutis. A continuación te explicamos cómo lavarte el rostro con el método de la doble limpieza…

  1. A lemon-yellow cleanser with a white-gold coloured lid on top of a bed of lemons.

    PASO MÁGICO 1: Aplica tu limpiador de aceite de cítricos

    Aplica el limpiador de aceite cítrico en el rostro y alrededor del contorno de ojos con un masaje con las manos bien limpias. Después, humedece un paño de muselina con agua tibia y ponlo sobre el rostro para disolver el maquillaje. Luego, presiona el paño de muselina tibio sobre el rostro durante 20 segundos para abrir los poros gracias a una MÁGICA limpieza al vapor.

  2. A charcoal cleanser in an elegant jet-black-coloured bottle with gold-coloured lid.

    CONSEJO MÁGICO 2: Aplica tu limpiador de carbón vegetal

    Después de utilizar el limpiador de cítricos, ¡es hora de tu segunda limpieza! Masajea el limpiador de carbón sobre el rostro húmedo, teniendo cuidado de evitar el contorno de los ojos. A continuación, sumerge el paño de muselina en agua tibia y lava el rostro con el paño hasta eliminar todo el producto.

    Sigue el método de doble limpieza basado en la ciencia dos veces al día (por la mañana y por la noche) para tener un cutis radiante desde que te despiertas.

    ¡Consejo Tilbury! ¡No te olvides del nacimiento del pelo! Cuando te apliques el limpiador facial, asegúrate siempre de que el producto cubra toda la frente. De este modo, cubrirás todo el cutis y sentirás tu rostro perfectamente limpio y preparado para el resto de tu rutina.

    Comprar limpiadores

¿Deberías lavarte el rostro con agua fría?

Se recomienda lavar el rostro con agua templada. Si te lavas el rostro con agua fría, los poros de la piel pueden cerrarse, lo que puede impedir una limpieza eficaz. Esto puede hacer que las bacterias y la suciedad queden atrapadas en los poros, provocando la aparición espinillas y granos.

Por otra parte, si te lavas el rostro con agua demasiado caliente, la piel puede resecarse y acabar seca, descamada y deshidratada. El agua tibia es el término medio perfecto, adecuado para todos los tipos de piel.

Compartir artículo